Curar un esguince con remedios naturales

Un esguince es una lesion de los ligamentos, y las áreas más propensas a padecerlos  son: el tobillo, la rodilla y la muñeca.

 

Cuando hay caídas o  movimientos que sobreestiran el ligamento, puede llegar a desgarrarse,  dando lugar a un esguince doloroso.

Para curar un esguince siempre debes de:

-El descanso es imprescindible para permitir que los ligamentos curen, y usar un cabestrillo o muletas para ayudar a aliviar la presión sobre la parte del cuerpo lesionada.

-En los primeros después de tu lesión, es importante colocar hielo 20 minutos,  cada 3-4 horas, sin sobrepasar este tiempo.

-Mantén en alto la zona del esguince, colocando almohadas debajo del brazo o de la pierna, por la noche, a la hora de dormir.

Existen varios remedios naturales para tratar los esguinces:

-La Arnica es un ingrediente muy importante en la medicina homeopática y es un potente antiinflamatorio; la Filipenda ulmaria sirve para tratar el dolor, y otros como el Magnesium phosphoricum y elSymphytum officinale, ayudan al cuerpo a recuperarse de las lesiones deportivas y esguinces, que no poseen  efectos secundarios.

-Una forma sencilla de aliviar  el dolor del esguince, sería remojar unas hojas de col en agua, y envolver con las hojas el área afectada,  durante unos 10 a 15 minutos.

-Picar dos cebollas rojas pequeñas en rodajas finas sobre una gasa grande y colocarla sobre el área afectada,  durante al menos media hora.

-Tomar un vaso de leche tibia con una cucharadita de cúrcuma en polvo, dos veces al día; proporcionará un alivio inmediato.

Sumergir el área afectada en un recipiente con agua, al que habrás añadido una gotas de aceite esencial de lavanda, o bien añade cuatro gotas de aceite de lavanda a una cucharada de aceite de almendras, y masajea la zona.

 

Agrega unas gotas de aceite esencial de tomillo a una bañera de agua y sumerge la zona afectada unos 20 minutos.